Lesiones NBA: Recordando a Elgin Baylor

Mucho antes del Lebron James que juega con el Miami Heat, ya había jugado otro jugador con una capacidad atlética terrorifica: Su nombre: Elgin Baylor.

Inició su carrera a tambor batiente y en sus primeros siete años era un portentoso anotador que saltaba encima del que fuera. En 61-62 promedió 38.2 puntos, pese a que jugó una parte de la campaña sólo los fines de semana por estar haciendo el servicio militar.

Pero su carrera tenía que aterrizar.

El 4 de Abril de 1965, el futuro de los Angeles Lakers en general y de Elgin Baylor en particular estaba en manos del Doctor Kerlan del Daniel Freeman Hospital en Inglewood.

Llegó a la cita y empezó a contestar el cuestionario de la enfermera para su operación.
-Nombre?
"Elgin Baylor"
"¿Dirección?"
Baylor le dio su dirección. Obviamente la enfermera no era aficionada al baloncesto.
"¿Donde le ocurrió el accidente?"
 Pacientemente contestó "En el Sports Arena, en la calle 39 y la Figueroa".
"¿Ocupación?"
"Soy chofer de camión"
"¿Algún testigo de su accidente?"

Entonces el acompañante de los Lakers se desesperó y le dijo a la enfermera, "Señorita, hubo más de 15,000 testigos. Podríamos llenar esta hoja después, creáme, él puede pagar su cuenta de hospital, dejemos que el hombre pueda ir a su cuarto y se prepare para la operación, en una hora lo deben operar, por Dios"!

Los Doctores tardaron varias horas operando la pierna afectada, exactamente su rodilla. La lesión fue de gravedad, los doctores no podrían asegurar que podría volver a jugar.

Baylor se recuperó de esa lesión a tiempo para jugar 74 partidos y anotar 27.1 puntos por juego y ayudar a los Lakers a una marca de 49-31.

Pero el "león africano", no aguantó para los playoffs. En el inicio de la serie ante Baltimore, iniciando el juego, realizó un disparo de media distancia y cuando se disponía bajar a defender, su rodilla tronó de nuevo.

Terminó en el piso agarrandose la articulación y los Lakers sabían que Baylor no podría ser el mismo. Regresaría la temporada siguiente, pero ya no sería el mismo, apenas promedió 16.6 puntos, y aunque regresó a anotar más de 20 puntos por juego en las siguientes cuatro temporadas, ese jugador jugón y arrojado, que saltaba para casi salirse del gimnasio, había dado paso a otro mucho más pegado al piso, que encestaba disparos lejanos y con fintas e inteligencia.

Una serie de lesiones menores fueron minando su estelaridad en los Lakers y en la NBA.

-The Faboluos Lakers, 1975, 82

Compartir en:

Ok Basket se posten artículos propios y de la red de basquetbol.

    COMENTARIOS: