Entrevista a Pau Gasol, Los Malos Momentos

Después de perderse el Mundial de Turquía, Pau Gasol afronta con fuerzas renovadas el Eurobasket. El icono indiscutible de la Selección atendió a MD, afable y profesional como acostumbra, para hablar no sólo sobre sus sensaciones de cara al torneo que se disputará en Lituania sino también sobre la posibilidad de verle jugar en Europa tras el cierre patronal de la NBA.
Si hay 'lockout', ¿se plantea usted la posibilidad de jugar en Europa el próximo año?
Bueno, es difícil. La única manera es que se declarara la suspensión total de la temporada y, a partir de ahí, sí se podría hablar de esa posibilidad. Pero si no se declarase esa suspensión total no creo que se dé el caso.
Compañeros suyos en Los Angeles Lakers están flirteando con Europa.
Sí, hay muchos jugadores que están mirando opciones, hay clubes interesados en tener a un jugador particular durante el tiempo que sea, y los jugadores están abiertos a esa posición, ya que no podemos jugar en la NBA. Tendremos que buscar alguna alternativa mientras no exista la posibilidad de jugar allí.
En cualquier caso, en lo deportivo lo más inmediato es el Eurobasket y usted afirma que este año se encuentra más fuerte que nunca.
No sé si tanto, pero sí que me encuentro bastante bien. He tenido la oportunidad de descansar bastante más este verano que en los últimos años, desde que me uní a los Lakers. Así que, pese a la pronta eliminación, no hay mal que por bien no venga, como dicen. Estoy bastante fresco y con ganas de poder jugar un torneo que va a estar muy difícil, y con un equipo con muchas opciones.
Usted vivió unos playoffs complicados, tuvo que escuchar críticas en Estados Unidos. ¿Aquello le picó de alguna manera para trabajar con más fuerza este verano?
Sí, bueno, de todo se aprende, y de los malos momentos también. Creo que esos momentos te refuerzan el carácter y la personalidad. Tambiénvaloras los momentos más dulces que puedas tener y trabajas un poquito desde el principio, desde lo básico para poder estar a tu nivel. No siempre se puede estar al cien por cien, aquello fue una manera decepcionante de acabar la temporada, pero es otra parte de la carrera de cada jugador, también de la mía.
Regresando usted este año a la Selección, ¿ha advertido entre los jugadores más hambre después de lo que pasó el último verano en el Mundial con el triple de Teodosic?
Sí, veo a todos los compañeros con muchas ganas, muy mentalizados, a todos, a los quince diría, mentalizados como si todos nosotros fuéramos a disputar ese Europeo. Va todo muy bien, estoy muy contento por la intensidad de los entrenamientos, por la competitividad, la ilusión que estamos teniendo y que espero que se mantenga a lo largo de toda la concentración.
Con la ausencia de Garbajosa y la llegada de Ibaka variará la forma de jugar.
Correcto. Ahora podremos valorar algo en los partidos de preparación, pero hasta que no llegue el campeonato y haya un resultado final no se podrá hacer una valoración real y global de la aportación de cada uno. Estos partidos de preparación han de servir para ponernos a tono, para llegar mejor al campeonato, pero supongo que las comparaciones y los comentarios van a surgir pase lo que pase.
En cuanto a la preparación, algunos piensan que jugar contra equipos más potentes beneficia al grupo para alcanzar antes el nivel, y otros que sirve para 'entrenar' a los rivales. ¿Cuál es su punto de vista?
Yo prefiero jugar contra equipos de nivel y de calidad para que nos sirva, si no cuando jugamos contra equipos de un nivel más bajo es más complicado, la motivación y la competitividad no es la misma y no mejoras al nivel que podrías hacerlo.
De cara a este año, hay que rascar en cualquier lugar para encontrar nuevos retos, y ahí está la posibilidad de lograr dos oroseuropeos consecutivos, algo que nunca se ha hecho.
La oportunidad es muy bonita a la vez que complicada, no sé cuantos equipos lo habrán conseguido hacer en la historia, pero hoy en día la igualdad a nivel europeo es muy grande, hay muchos candidatos a llevarse ese oro. Esperamos tener la oportunidad de luchar hasta el final por conseguirlo, tiene que ser nuestro objetivo.
Obligado llegar a la final si quieren evitar tener que jugar un Preolímpico el próximo año, con todo lo que ello supone para formar el equipo.
Eso hay que tenerlo en mente, pero sin que suponga una obsesión. Al final vamos a intentar darlo todo en cada partido para llegar lo más lejos posible, y una vez acabado el torneo veremos en qué posición hemos terminado y lo que significa. Ojalá podamos clasificarnos para los Juegos de Londres sin tener que pasar por el Preolímpico.

Compartir en:

Ok Basket se posten artículos propios y de la red de basquetbol.

    COMENTARIOS: