Una leyenda que juega baloncesto a sus 78 años



Vaya forma de envejecer. La segunda mejor que imagino.
A sus 78 años, a Ron Beals, aún se le puede ver jugando a diario en las playas de Venice Beach en Los Ángeles. Ron es una leyenda viva del baloncesto, o mejor dicho es historia del baloncesto. Una apasionante historia.

Pionero
Nacido y criado en Chicago, Ron fue a la vez testigo y protagonista del nacimiento del baloncesto moderno. Comenzó su carrera en la Universidad de Loyola, en 1960, donde se le consideraba un tirador nato. Una anécdota de aquella época nos da idea del baloncesto que comenzó a conocer Ron: 
En una ocasión, con el tiempo a punto de cumplirse y un defensor muy cerca de él, Ron se levantó de un salto, lanzó y anotó. Su entrenador pidió tiempo muerto y le abroncó: 
- ¿En qué pensabas? ¿Cómo se te ocurre saltar para tirar?
- No pensé - respondió Ron.
Ron fue un pionero: en aquella época no existía el lanzamiento en suspensión, todo el mundo lanzaba en carrera.


Con los más grandes
A lo largo de los años Beals llegó a compartir pista con algunos de los más grandes jugadores de la historia. Entre otros, jugó con Wilt Chamberlain o Nathaniel Clifton (el primer afroamericano en fichar por un equipo de la NBA).
Por aquel entonces, la integración racial quedaba aún lejana en Estados Unidos. Entre las polémicas medidas de la época destaca la prohibición de realizar mates por parte de la NBA (o "No Blacks Allowed", "no se admiten negros", como lo llamaba Beals). Por eso, muchos jugadores afroamericanos se unieron a equipos de exhibición como los Harlem Globetrotters. Beals no fue menos y se enroló, primero, en los Harlem Clowns con los que recorrió Estados Unidos haciendo exhibiciones y destrozando a equipos universitarios.

Baloncesto en la calle
Pero si hay un sitio en el que Ron es una leyenda es en el baloncesto callejero. Lleva 45 años participando en torneos callejeros y ahora, a sus 78 años, aún acude fiel a su cita con las pistas de Venice Beach. Ron recuerda con orgullo la época en la que muchos jugadores universitarios mataban el tiempo en las pistas. Dice que los 80 fue la mejor época, en la que más nivel había en las pistas. Todo cambió en los 90 cuando una jovencísima promesa del balonceso se lesionó la muñeca en Venice Beach. Era un tal Kobe Bryant. Desde entonces, nadie quiere riesgos.
Su leyenda le ha valido múltiples apariciones en los medios: desde un cameo en "White men can't jump" ("Los blancos no la saben meter", como se llamó en España a la película) hasta el papel protagonista en un anuncio de Converse, cuando aún era un joven de 65 años. 

Vegetariano de nacimiento
Ron fue criado como vegetariano y afirma no haber comido carne en su vida. En la mesa siempre le rodeaban sus compañeros de equipo, gustosos de darle sus patatas a cambio del filete. Quizás por su alimentación, quizás por su amor al baloncesto, pero lo que está claro es que Ron no tiene la más mínima intención de dejar de pisar las pistas de Venice Beach.
Por Jaime Rodríguez

Compartir en:

Ok Basket se posten artículos propios y de la red de basquetbol.

    COMENTARIOS: