Walter Hermann vuelve al baloncesto, regresa del retiro

Walter Herman no sólo tiene el oro olímpico ganado con Argentina, sino que además es un triunfador en


El alero jugó en su pueblo natal ( Marcelo Figueras).
Walter Hermann, 22 puntos y 21 rebotes en su re-debut argentino.
Europa y con paso digno en la NBA. Es el paquete completo. Pero hace año y medio que estaba inactivo, desde que promedió 3.8 puntos y 2.0 rebotes por juego jugando para Detroit Pistons.

¿Qué ha pasado desde entonces? Al parecer no mucho. No ha participado en ligas o torneos, no ha sido invitado a la selección ni ha entrenado con algún equipo argentino. Vamos, que por poco ni siquiera juega baloncesto a la playstation. Nada. Cero.

Herrmann vuelve al club de su infancia con 32 años.Y de pronto aparece que jugará, por amor a la camiseta, (es decir, con un sueldo de risa para él) en el equipo que lo vio nacer, el Club Ciudad de Venado Tuerto. Hace año y medio se retiró y él mismo cerró las puertas a los llamados a la selección, asegurando que jugaba por trabajo, y no por diversión.

Pero el descanso le ha sentado bien. "Esto es una revolución para el club, explicó Gonzalo Borrado.
El club asume a un jugador que ganó 4 medallas de oro con la selección argentina, el FIBA Américas en 2001, El Sudámericano en 2001 y 2004, y la medalla de las Olímpiadas en Atenas en 2004. Aparte jugó en España para dos clubes, ganando el MVP de la liga española. Y luego cuatro años en la NBA, con promedios de 5 puntos y 2 rebotes en 12 minutos. 

Y 16 meses de retiro.

Regresó a ponerse la casaca al club de su infancia. "La idea era ir a tirar con amigos", pero teniendo 32 años, ¿porque no regresar a jugar profesionalmente? A Hermann le llegaron ofertas de Alemania, España e Italia, pero él prefiere quedarse cerca. Algo así como amor a la camiseta. 

El Venado juega en una liga local (Liga B), pero se está pensando en subirla a la liga nacional, si cuentan con Hermann. "No queremos ponerle demasiado peso encima". Esto es un juego y hay que disfrutarlo. Walter Hermann no discrepa en ello, ya que empezó a tomar ritmo, y descubrió que su gusto por el juego se ha renovado. 

Walter Hermann ve la vida desde una óptica distinta. En 2003 perdió a su madre, su hermana y su novia en un accidente de carretera. Un año después, perdió a su padre por infarto. Ahora esta casado y tiene su propia familia, pero hay algo, pese a toda esa tristeza evidente que no se puede borrar, que le da un momento de paz y de esparcimiento, aunque le paguen contratos de millones de dólares, o cobre 4,000 dólares el juego.

Regresó al juego firmando un partido impecable, de 22 puntos, 21 rebotes, 6 asistencias, tres tapas, dos robos y dos pérdidas en 32 minutos. Disparó para 6 de 10 del campo y 3 de 7 en triples y 1-2 en libres, la noche le perteneció de cabo a rabo, hubo una afluencia muy concurrida, mucho más que lo común. 

Llevaba ya 13 y 17 al medio tiempo, y ya con menos revoluciones y el partido pactado, agregó 8 puntos y 4 rebotes.  La paliza de su equipo sobre Villa Cañas fue de 95-67.

Su equipo ahora marca 3-1, y parece que terminará jugando hasta el final del torneo, mismo que convierte a su equipo en favorito desde ahora.

Declaró al final del juego, "Sólo quiero divertirme con amigos, vuelvo porque quiero divertirme".

En semejante competición, se divertirá demasiado. Talvez le espere de vuelta la NBA, o España. Mientras tome más intensidad.

Compartir en:

Ok Basket se posten artículos propios y de la red de basquetbol.

    COMENTARIOS: