El perdedor más carismático de los Juegos Panamericanos 2011

Se fueron los Juegos Panamericanos, que por cierto escribí de ello en www.seleccionmexicanadebaloncesto.com, y dejaron muchas sorpresas. Un sorpresivo México ganó la plata, vendiendo cara la derrota ante un Puerto Rico con dos NBA en cancha, USA ganó el bronce y Brasil, el eterno favorito en estas justas, se retiró en quinto. De entre los 96 jugadores de las selecciones varoniles, uno llamó la atención más que otros, y se robó la admiración en Guadalajara: Jack Michael Martínez.

República Dominicana se vio poderoso en el último Preolímpico, ganando un tercer puesto, que le sirvió para ganarse un boleto al repechaje mundial. Lo hecho por los dominicanos es histórico. Estan muy cerca de ir a sus primeros juegos olímpicos. Y es muy probable que lo logren. En la "isla" se habla mucho de los tres jugadores NBA, Al Horford, Francisco García y Charlie Villanueva. Pero si van a clasificar, es Jack Michael Martínez el que tenga más responsabilidad para lograr la hazaña, después de todo, ha batallado y luchado por 13 años en la Selección Dominicana de baloncesto, y nunca ha bregado, ni siquiera cuando tuvo un accidente de autómovil y estaba en duda de que pudiera volver a caminar. ¿Caminar? Probablemente Jack va a ir a Londres, y no sólo va a caminar: Dejará su marca.

Antes del preolímpico República Dominicana fue a los Juegos Panamericanos. No fue ningún NBA. Pero si Jack, Jack Michael Martínez.
"El baloncesto masculino estará representado por quinta ocasión en unos Juegos Panamericanos. Las otras cuatro participaciones se han saldado con una medalla de plata, un séptimo lugar, un penúltimo y un último puesto. La marca global es de apenas cuatro victorias y 14 derrotas, no se ganó un partido en cancha hasta su tercera participación y tuvieron que pasar 20 años para que se produjera.

La primera experiencia se produjo en 1979 en San Juan, Puerto Rico. El récord fue de 1-5 y la única victoria fue por no presentación del equipo de Islas Vírgenes.
Las derrotas fueron ante Puerto Rico (134-91), Panamá (97-93), Canadá (120-90), Argentina (111-89) y México (118-92).
El equipo fue dirigido por Alejandro Tejeda y contó con Winston Royal, Iván Mieses, Apolinar Andújar, Sergio Taveras, Evaristo Pérez, Eduardo Gómez, Kenny Jones, Tony Fradden, Pepe Rozón, Víctor Chacón, Mario Berson y Frank Prats.
En 1983, en Caracas, Venezuela, el equipo criollo culminó con foja de 0-4 al perder ante Cuba (103- 88) en tiempo extra, Canadá (88-71), Argentina (80-70) y Puerto Rico (98-94).
Los integrantes fueron Edgar de la Rosa, Vinicio Muñoz, Víctor Chacón, Evaristo Pérez, Luis Cruz, Frank Prats, Julián McKelly, Víctor Hansen, Winston Royal, Héctor Báez, Pedro Leandro Rodríguez y Tony Sánchez. Pedro David Curiel fue el entrenador.
Del séptimo a plataEn 1999, el certamen tuvo como sede la ciudad de Winnipeg, Canadá y los dominicanos lograron una marca de 1-3 con derrotas ante Brasil (102-72), Estados Unidos (95-83) y Canadá (111- 65). Le ganaron a Cuba (81-76).
El dirigente fue José -Boyón- Domínguez y tuvo bajo su mando a Luis Flores, Jaime Peterson, Okary Lenderborg, Henry Lalane, Ángel Sánchez, Ángel Romer, Alex Simé, Moisés Michel y Emil Monegro.
En 2003 cuando los Juegos Panamericanos se organizaron en esta capital, el baloncesto masculino terminó con la medalla de plata con marca de 3-2.
Héctor Báez fue el coach principal y los jugadores José -Grillo- Vargas, Jack Michael Martínez, Ángel Pichardo, Carlos Paniagua, Franklin Western, Carlos Payano, Luis Flores, Otto Vantroy, Carlos Morbán, Jeff Greer, Francisco García y Amaury Filión. El quinteto criollo venció a México (72- 67), Canadá (90-88) y Puerto Rico (79-65) y perdió ante Brasil (92-77) y (89-62), este último resultado en el partido por la medalla de oro.  (Con información de *) "
República Dominicana casi dio el campanazo y perdió por un miserable punto (76-77) ante Estados Unidos en el primer partido. No fue culpa de Jack, que colaboró con 31 puntos, 10 rebotes en 35 minutos, con 10 de 15 del campo y 8 de 10 tiros libres.
El triunfo 69 a 55 sobre Uruguay dejó a Dominicana con la marca de 1 a 1, pero debiendo cerrar la fase grupos ante el poderoso Brasil. Contra Uruguay, Jack marcó 12 puntos, pero recuperó 21 rebotes, más 4 asistencias. Falló 14 de 17 disparos del campo, y terminó con 6 de 11 desde los libres.
Brasil estaba confiado, después de vencer a Uruguay y caer con USA. Ante Dominicana, dominaban a los caribeños al final del tercer periodo 69-56, pero un cierre de película, favoreció a Dominicana, 29 a 8, y Dominicana cerró con un triunfo brutal, 85 a 77. Jack ayudó con 22 puntos y 9 rebotes, en 9 de 19 del campo y 4 de 9 del tiro libre.
En semifinales, Dominicana cayó por casi nada con Puerto Rico, a la postre campeón de los Juegos Olímpicos, curiosamente por idéntico score con el que ganaron a Brasil, 77-85.  Jack hizo lo que pudo, 20 puntos y 8 rebotes, declaran que estuvo más que activo.
En juego por la medalla de bronce, un juego amable pero feroz ofensivamente terminó con USA colgándose la medalla de cobre. Dominicana tuvo la última oportunidad, pero se falló un triple que hubiera cambiado de cuello las medallas. Jack no desentonó en este partido, aportando 21 puntos y 9 rebotes.
Jack Michael Martínez ha jugado en ligas profesionales de Italia, Venezuela, República Dominicana, Puerto Rico y México. Sufrió un accidente en 2004 que casi le cuesta la vida. Pero lo que hace de Jack Michael Martínez es su carácter amable después de la batalla. Conquistó a Guadalajara, y a sus rivales, como le ocurrió a Estados Unidos.
Las dos selecciones habían luchado y dado un gran espectáculo ofensivo, con final de 94-92 para los estadounidenses, aunque los dominicanos tuvieron en sus manos la victoria con un triple sobre la bocina por parte de Francisco Ozuna que no entró.

Jack Michael Martínez, la estrella de Dominicana, fue el artífice del gesto, uno de los más amables que he visto en el baloncesto. El pívot, conocido en todo el continente por su afable personalidad y su facilidad a la hora de hacerse con rebotes, invitó y reunió a todos sus compañeros primero, y extendió la invitación al círculo central a sus rivales, que se acercaron sigilosos, pero sonrientes. Antes lo había hecho con Puerto Rico, y antes con otros rivales, y antes en otras ligas y en otros torneos. Siempre la rutina que celebra la vida.
Entonces Jack sacó a relucir sus dotes de jazz, baile y danzas africanas. Gritos y baile. Ritmo y baloncesto. Los espectadores de Guadalajara nunca habrían visto nada asi en su vida, estoy seguro. Todos repetían coros a gritos animalescos, pero dotados de vida y felicidad, que emitía Jack Martínez. Igual imitaban sus pasos de baile.
Era la forma de agradecer a Guadalajara, a sus rivales, a sus compañeros, pero más que todo, era un agradecimiento a estar vivo, y poder ser un jugador, un jugador de baloncesto.

Lástima que no ha medallas para el cuarto lugar, pero igual y Jack Michael Martinez no necesita una para que todos sepamos, que es un ganador.

okbasket

Compartir en:

Ok Basket se posten artículos propios y de la red de basquetbol.

    COMENTARIOS: