Stojakovic enfunda la muñeca

Artículo publicado en el país.com por Javier Mellero el 20 de Diciembre de 2011. Link


"Cuando compites más contra tu cuerpo de lo que preparas el partido, es una llamada para que despiertes". Así ha puesto fin Peja Stojakovic (Pozega, Yugoslavia; 1977) a sus 13 años de carrera en la NBA, en cuyos últimos cursos tuvo que pelearse con diversos problemas en el cuello y en la espalda que, sin embargo, no han impedido que su muñeca haya sido una de las más temidas en los últimos tiempos. Tan incansable tirador como certero (40,1% de acierto desde el perímetro en su carrera en temporada regular), se marcha dejando su nombre en el cuarto lugar de los jugadores que más triples han conseguido en la historia de la NBA, con 1.736.

La NBA no tardó en fijarse en él, tras su fulgurante inicio en el Estrella Roja, donde pasó un año, y sus cuatro temporadas en el PAOK de Salónica, donde confirmó su enorme capacidad de anotación. Al cruzar el charco, Stojakovic recaló en los Kings de Sacramento, una franquicia que en los siguientes años acabaría engrosando la lista de equipos que se ganaron los corazones de miles de aficionados pese a no enfundarse nunca un anillo. Tras dos temporadas como suplente, en la 2000-01 su juego explotó, pasando de promediar 8,8 puntos a 21,6, ganándose un puesto en la aristocracia de la Liga. El curso siguiente acudió al All Star, donde encadenó tres presencias consecutivas en el partido de las estrellas y dos títulos de mejor triplista, lo que le convirtió en el primer europeo en ganar uno de los concursos del All-Star. Su impoluta mecánica encandilaba al público y se unía en los Kings al magnético talento de Bibby, Webber y Divac. Pero en su mejor año, 2002, en el que consiguieron el mejor récord de la Liga (61 victorias, 21 derrotas), se cruzaron en la final de la Conferencia Oeste con los Lakers de O'neal y Bryant, que ya les habían eliminado el año anterior en las semifinales. Para deshacerse de ello, los angelinos necesitaron siete partidos, además de un triple del oportuno Robert Horry en el último segundo del quinto encuentro, cuando los de Sacramento ganaban por dos puntos y mandaban 2-1 en la eliminatoria.

Ese mismo verano, Stojakovic pudo endulzarse el mal sabor de boca proclamándose campeón del mundo con Yugoslavia -con la que también ganó el Eurobasket de 2001, siendo MVP, y el bronce en 1999- al derrotar en la prórroga a Argentina en una final agónica, en la que solo Oberto (28 puntos) y Bodiroga (27) anotaron más que el (26), único jugador de su país en el quinteto ideal del campeonato. Sin embargo, de vuelta en la NBA le tocaría vivir el ocaso de aquellos memorables Kings. Al año siguiente, Webber comenzó a sufrir problemas en la rodilla y, pese a que Stojakovic fue el segundo máximo anotador de la NBA en la 2003-04 (24,2 puntos), la franquicia no volvió a estar tan cerca del anillo.

Stojakovic fue traspasado a Indiana a mitad de la temporada 2005-06, y al curso siguiente recaló en Nueva Orleans, ya con la pelea con las lesiones a cuestas. No obstante, su privilegiada relación con el aro le permitió marcar un nuevo hito el 19 de noviembre de 2006, al convertirse en el primer jugador de la historia en anotar los primeros 20 puntos de su equipo en un partido, ante los Bobcats. Pero poco después fue operado en la espalda y sus prestaciones comenzaron lentamente a declinar.

Lastrado por las lesiones, el año pasado firmó en noviembre por los Mavericks de Dallas, ya no como una estrella, sino como un especialista casi recluido a la línea de tres. Sin embargo, su muñeca aún guardaba un último recital. Fue, además, una pequeña venganza contra los Lakers. En el cuarto partido de su duelo en la semifinal de conferencia, Stojakovic hurgó en la herida de los de oro y púrpura, que fueron dolorosamente barridos (4-0) con una escandalosa paliza (122-86) en la que Peja volvió a mostrarle letal, infalible en las seis veces que se levantó desde más allá del perímetro. No volvió a ser importante ni en las semifinales ante Oklahoma ni en la final ante Miami. Pero había demostrado una vez más de lo que durante tantos años fue capaz. Ahora se retira, pero con un anillo de campeón.

Compartir en:

Ok Basket se posten artículos propios y de la red de basquetbol.

    COMENTARIOS: