Los Lakers marchan 0-2....¿ahora qué?

howard la lakers
Dwight Howard se pregunta donde quedó la magia.
Los sueños no siempre estan al alcance de los millones de dólares. Hace falta más que un prestigio, una chequera grande y buenas intenciones para poder ganar en la NBA. Cuando menos, los Lakers, ya se han dado cuenta de ello.

La unión de megaestrellas en algo que ya se esta volviendo en habitual en la NBA. No siempre, históricamente, han dado resultado.

Los Lakers perdieron 106-116 ante los Portland Blazers y con ello han prendido los focos rojos en la NBA. Si no pueden con unos jóvenes Blazers, ni con unos renovados Mavs, ¿qué se puede esperar al enfrentar a las potencias?

En el primer partido los Lakers parecieron envueltos en una pesadilla. Steve Nash disparó para 1 de 7 del campo, pero Meta Wold Peace lo superó: disparó 1 de 8, Dwight Howard falló 11 de 15 tiros libres, haciendo recordar al viejo Shaq, y Kobe Bryant que jugó con molestias en un pie, terminó con 22 puntos, 1 rebote y cero asistencias en 34 minutos. No son números de prototipo NBA, por cierto. Sólo Pau Gasol salvó la noche con un partido sólido: 23 puntos, 13 rebotes y 6 asistencias, todas marcas líderes del equipo.

Esta claro que Phil Jackson es irremplazable, porque seguramente con este cuadro hubiera podido ganar por treinta puntos ambos partidos, pero Phil no está.

Ante Portland no se puede culpar a Dwight Howard (33 puntos, 14 rebotes en 9 de 15 del campo, y un muy bueno 15 de 19 libres, más tres pérdidas). Pero el aporte de Kobe Bryant es cuestionable. Terminó con 30 puntos, pero disparó 20 veces al aro, obtuvo 6 rebotes pero cometió siete pérdidas.

Steve Nash, quedó claro, no tendrá una campaña All-Star. Finalizó ante Portland con 16 minutos, 2 puntos y 4 asistencias.

Meta World Peace mucho gimnasio, pero 6 pérdidas en 32 minutos no ayudó mucho. Pau Gaso, siempre siguloso, 16 puntos y 9 rebotes que no lucieron pero si fueron importantes.
DSC02201
Los Lakers perdieron a Lamar Odom
y Andrew Bynum, apostaron por Dwigh Howard(Photo credit: Wikipedia)

¿Y el banquillo? Pues habría que darle las gracias a Steve Blake por las buenas intenciones nada más, 7 puntos y 3 asistencias en 27 minutos.

Estos son los Lakers de Kobe Bryant hasta el retiro de Kobe Bryant y quizá aún después de ello. No necesitaba de Steve Nash, sino un base defensivo al estilo Derek Fisher en sus años Lakers o un John Paxson en los primeros años de Michael Jordan.

Ya antes, en el experimento Gary Payton-Kobe Bryant-Karl Malone y Shaquille O´Neal, los Lakers fracasaron en conseguir el anillo a costa de aglutinar varias estrellas. Áquél equipo llegó desgatados a las finales del 2004 y cedió ante Detroit. Siembre hubo roces entre Payton y Bryant. Como los habrá entre Nash y Bryant.

Ya antes de aquello en 95-96 los Houston Rockets juntaron a Charles Barkley, Scottie Pippen y Hakeem Olajuwon, pero el equipo nunca llegó a contender: lesiones y problemas entre el grupo terminaron por mandar a Pippen a Portland.

En 2008 Boston Celtics logró su trío de ensueño, Kevin Garnett, Ray Allen y Paul Pierce, que les redituó el anillo inmediato. Los tres se unieron más allá de una década de vida en la liga cada uno, por lo que la unión era cuestionable.

En 2010-11 Miami hizo lo propio con Dwyane Wade, Lebron James y Chris Bosh, quienes sufrieron un año más para alzarse con el anillo.
English: Kobe Bryant, Lakers shooting guard, s...
 (Photo credit: Wikipedia)

Ahora los Lakers apuestan por crear ese gran amasajo de estrellas que les de el anillo. Tres parece ser un buen número, cuatro son demasiados. Quizá Meta World Peace y Steve Nash deban jugar pocos minutos y deben integrar más a la química del equipo a los jugadores profundos de los Lakers, porque ni Kobe Bryant ni Paul Gasol estan, ni se deben exponer, a jugar una temporada larga con 35 minutos por juego encima y con gran responsabilidad.

Es inegable que este equipo llegará a playoffs, pero la cuestión es con que marca y de que manera. La química que importa es la que se juegan en la postemporada, pero cuando menos deben ganar el 70% de sus juegos, aún con problemas de química, si aspiran al anillo.

"Estamos tratando de saber que lugar tomaremos en la duela, conociendonos. No somos el equipo más rápido del mundo. Muchos equipos tienen botadores y aleros muy muy rápidos. Sólo debemos trabajar para sorprenderlos, para alejar el balón de nuestra pintura y a los jugadores contrarios evitar que se acerquen a nuestro aro", según palabras de Kobe Bryant.

Incluyendo los juegos de postemporada, es la primera vez en la era Bryant que el equipo sufre 10 derrotas consecutivas, lo cuál, a percepción de Bryant, demuestra que hay 10 equipos con armadores y aleros más rápidos que Steve Nash, Steve Blake o Meta Wold Peace.


-Frank Bermúdez, sígueme en twitter: frankbermudezz sígueme en face: okbasket
Enhanced by Zemanta

Compartir en:

Ok Basket se posten artículos propios y de la red de basquetbol.

    COMENTARIOS: