El día que Earl Boykins logró un récord histórico




15 puntos en un tiempo extra

“Un héroe no es más valiente que cualquier otra persona, solamente es valiente cinco minutos más”.
  - Ralph Waldo Emerson

  El pequeño motor sustituto de Denver, el jugador más bajito activo en la NBA, el 15 de Enero del 2005 implantó un récord que ni gigantes como Michael Jordan, Wilt Chamberlain o Abdul-Jabbar consiguieron. Explosión.

    Dicen que todo hombre goza en su existencia de 15 minutos de fama. A Boykins, luego del  partido el 18 de Enero del 2005, contra Seattle, le debieran quedar 10. Los 30 puntos del armador titular de Denver, Andre Miller pasaron a segundo plano, así como los 24 rebotes del centro Marcus Camby, a pesar de ser la marca más alta de su carrera. Luego de anotar sólo tres puntos en el tiempo regular, la estrella al final del partido, fue Earl Boykins, quien con apenas 5 pies y 5 pulgadas (1.65 metros) era por mucho el jugador más bajito de la liga, y por mucho más diferencia, el más liviano. Sin embargo el hombre más pequeño fue quien consiguió superar un récord que ni los medianos, ni los más grandes, estrellas o jugadores de rol, habían arado nunca en la historia de la NBA: Boykins anotó 15 puntos en un tiempo extra, para poner un punto de diferencia con la marca anterior, que prevaleció durante 21 temporadas.



   Los Sonics de Seattle fueron los que pagaron los trastos rotos al terminar perdiendo 116-110 la noche de un martes del 18 de Enero. El récord no fue intencionalmente procurado, sino que se presentó por orden de la circunstancia. La primera razón era que Denver no contaba con el delantero de poder lesionado, Kenyon Martin, usualmente un generoso productor de puntos y Carmelo Anthony, el principal encestador del escuadrón, se lastimó el tobillo en el cuarto período del partido, obligándolo a cortar su participación en el encuentro. De haber estado ambos sanos al final del partido, seguramente no hubiera habido necesidad de un tiempo extra. Andre Miller ya  parecía cansado al final del tiempo regular. Como arma secreta, Boykins se reportó listo para cooperar con su equipo en los cinco minutos complementarios.

   Al reanudarse el partido, los Sonics no consideraron a Boykins una amenaza real, pues se había ido con apenas un tiro de campo concretado de 6 intentados en los primeros 4 períodos del partido. Grave error. Boykins encontró rápidamente un ritmo avasallador, encestando 11 puntos en los primeros 3:08 minutos del tiempo extra, que incluyeron un par de jumpers, dos encestes desde detrás de la línea de los tres puntos y un tiro libre. Los Sonics, mucho más desatinados que Boykins, se encontraron contra la pared al tener 6 puntos de diferencia y el tiempo en contra, agonizando. Decidieron congelar el partido haciendo falta y mandando a los Nuggets a la línea de tiros libres: resultado, Boykins encestó cuatro tiros libres más, consiguiendo el récord, y los Nuggets se llevaron la victoria en 53 minutos.

   Todavía más impresionante es que la marca fuera alcanzada por un jugador sin renombre, y que batalló enormidades para encontrar un equipo que lo arropara en la NBA. En 1998, todos los equipos despreciaron su talento y se tuvo que refugiar en la CBA, y eventualmente los Golden State Warriors le darían una oportunidad en 2002. En 2003-2004, firmó un contrato por 13.7 millones de dólares y 5 temporadas con los Nuggets, y con ellos encontró una organización interesada realmente en su talento y que no le despreciaron por su tamaño. Con el inicio de su época con los Nuggets  terminó con su época neumática frenética en busca de un trabajo estable.

  Al entrevistársele luego de alcanzar el récord, un sonriente Boykins declaró, “No puedo creer que haya alcanzado una marca en la NBA a pesar de mi tamaño. Pero mas allá de mi tamaño, me impresiona mas haber alcanzado el récord, considerando los grandes anotadores que hay en esta liga”.

   Muy cierto, pero Earl Boykins, los superó, al menos por cinco minutos, y a pesar de su tamaño, a todos. Ni siquiera leyendas como Kareem Abdul Jabbar, Karl Malone, o Larry Bird, se apuntaron en la selecta lista de los que acapararon muchos puntos en los cinco minutos de un tiempo suplementario.

   El rol de Boykins en Denver esa temporada fue muy relevante, tanto que terminó tercero en la liga al final del año para reciboir el premio de Mejor Sexto Hombre, tras Ben Gordon, de Chicago y Ricky Pierce, de Boston. Sus promedios finales esa temporada fue de 12.6 puntos y 3.8 asistencias en 60 partidos de acción.

Temporadas más tarde, el récord del pequeño generalito fue roto por una noche donde Paul Pierce marcó 16 puntos en sólo cinc0 minutos.

-Frank Bermúdez, sígueme en twitter: frankbermudezz sígueme en face: okbasket ¿Ves halgún herror hortógrafico en el hartículo? No dudes en havisar...

Compartir en:

Ok Basket se posten artículos propios y de la red de basquetbol.

    COMENTARIOS: