La preciosa historia de Twyman y Stokes




Hace pocas semanas que la temporada 2012/13 echó el telón. Los Miami Heat repitieron como

campeones y LeBron James se coronó como el mejor jugador del planeta al repetir por segundo año consecutivo campeonato, MVP de la liga y MVP de las finales.


Este año, como todos los anteriores, se dieron infinidad de premios: mejor entrenador, rookie del año, 3 mejores quintetos, defensor del año, jugador más mejorado, etc. Pero este año se ha dado por primera vez un premio que ha pasado un poco desapercibido: el premio Twyman-Stokes al mejor compañero del año (Teammate of the Year Award).

El premio es un reconocimiento a un jugador de la NBA cuyo juego esté basado en la generosidad dentro de la cancha y que fuera de la misma muestre un liderazgo y un modelo de comportamiento para el resto de jugadores. El premio es un reconocimiento al jugador cuyo nivel de compromiso y dedicación a su equipo y compañeros supere los mínimos exigidos.

El ganador del premio fue Chauncey Billups, de Los Ángeles Clippers y que acaba de formalizar su regreso a los Detroit Pistons. Tras Billups, en segunda posición quedó Shane Battier (MIA) y tercero Jason Kidd (NYK). También recibieron votos Jerry Stackhouse (BRO), Luke Walton (CLE), Andre Iguodala (DEN), Serge Ibaka (OKC), etc.

Pero el objetivo de mi artículo no es informaros del ganador de este premio, el objetivo es contaros la preciosa historia que hay detrás de los nombres que dan la denominación al premio al mejor compañero: Twyman-Stockes.

¿Quienes fueron Jack Twyman y Maurice Stockes?

Para contaros la historia de estos dos compañeros os pediré que uséis la máquina del tiempo.

En 1955 Jack Twyman y Maurice Stockes se conocieron en un equipo desaparecido ya, los Rochester Royals, y se hicieron muy amigos ya que ambos llegaron al equipo en su año de rookies. Entre las bromas de los compañeros, su amistad y admiración crecía conforme los entrenamientos y los partidos se sucedían.

Jack Twyman era un alero muy delgado que tenía un tiro mortífero. De hecho fue el primer jugador, después de Wilt Chamberlain, capaz de promediar más de 30 puntos en una temporada (59/60, 31.2 puntos por partido).

Mourice Stockes era un ala-pívot bajito pero con un físico privilegiado. Era un Charles Barkley o Karl Malone de los años 50. En su primer partido como profesional anotó 32 puntos y cogió 20 rebotes. Era un tipo de jugador nunca antes visto.

Ambos eran All-Star. Ambos eran compañeros de equipo. Ambos eran muy amigos.

Se me ha olvidado añadir un detalle importante. No olvidéis que estamos a finales de los años 50. El tema del racismo estaba ardiendo en las calles americanas. Pero eso no importaba para nuestros dos protagonistas que pese a ser de distinto color (Twyman era blanco y Stockes era negro) hablaban en el idioma universal del baloncesto.


El 12 de Marzo de 1958, en el último partido de la temporada regular de la tercera temporada de ambos como profesionales, sucedió lo impensable.

Maurice Stockes saltó hacia el infinito, como hacía siempre, para coger un rebote. En la bajada, un jugador rival le hizo, sin quererlo, la cama con lo que Stockes se volteó y cayó de cabeza en el parquet. El golpe fue brutal y Maurice quedó inerte sobre la pista. Todo el mundo se horrorizó temiéndose lo peor. Los fisios de los Royals saltaron a la pista y reanimaron a Stockes con sales.

Recordemos que estamos en 1958. Si esa escena hubiera sucedido hoy, el jugador hubiera sido inmovilizado y trasladado rápidamente al hospital, pero estamos en 1958 y tras ser reanimado con sales, Stockes fue devuelto a la pista y terminó el partido como si nada.

Tres días después, los Royals viajaron a Detroit para jugar el primer partido de playoffs. Stockes jugó 39 minutos y logró 12 puntos y 15 rebotes aunque los Royals salieron derrotados.

En el viaje de regreso, Maurice Stockes empezó a dar espasmos y a sudar profusamente. Finalmente el jugador sufrió un desvanecimiento y terminó entrando en coma. Pese a que una ambulancia le esperaba en el aeropuerto de Cincinnati para trasladarle rápidamente al hospital, Stockes no se recuperó. Había sufrido una encefalopatía post-traumática. El golpe sufrido 3 días antes había dañado la parte del cerebro que controlaba la función motora. Nunca más volvería a andar. Cuando se recuperó del coma, lo único que podía hacer era guiñar los ojos.

La situación era durísima. Su compañero y amigo Twyman lo expresó perfectamente al decir que "cómo puede sentirse una persona que un sábado es de los mejores y más admirados atletas del país y al día siguiente entras en coma y te despiertas totalmente inmóvil. Nada se te mueve excepto tus ojos y tu cerebro. ¿Puedes imaginar algo peor?."


Volvamos a situarnos en 1958. En aquella época no había la cobertura médica que hay ahora. No existía el convenio colectivo de los jugadores de la NBA que existe hoy en día. Lo único que tenía Mourice Stockes era 9.000 dólares en su cuenta corriente. Era soltero y la familia que tenía no podía ayudarle económicamente.

Ahí es donde entra en escena su amigo y compañero Jack Twyman.

Twyman solicitó la custodia legal de Stockes. Un juez se la concedió y desde entonces Twyman se convirtió en la madre y padre de su compañero. Se hizo cargo de sus facturas, de solicitar ayudas y de hacerle todo el papeleo.

Un hijo de Twyman dijo que "nosotros no definíamos a las personas por el color de su piel. Mi padre prácticamente adoptó a Maurice."


Jack inventó un sistema para que Maurice se pudiera comunicar. Se sentaba delante de él con una baraja de cartas y las iba sacando delante de él poco a poco. Cuando Maurice parpadeaba, Jack paraba y la carta era la letra que Maurice necesitaba. Así construían las palabras que Stockes necesitaba para comunicarse.

La relación entre ambos amigos duró hasta 1970, 12 años desde el accidente, ya que Stockes falleció de un ataque al corazón.

Jack Twyman tuvo una exitosa carrera en los Royals (futuros Sacramento Kings), jugó 6 All-Star, pero de lo único que se orgullecía fue de ser un buen compañero.

Como guinda final añadiremos que ambos jugadores tienen sus números retirados por los Sacramento Kings. Maurice Stockes el #12 y Jack Twyman el #27.

-Por Huber http://6cero.com/a/hubermeersmans/2013/jul/nba-preciosa-historia-jack-twyman-maurice-stokes/211424

Compartir en:

Ok Basket se posten artículos propios y de la red de basquetbol.

    COMENTARIOS: