Lebron James, con 39 puntos, 16 rebotes y 11 asistencias pone a Cleveland 1-1 en la Final NBA

* El juego fue duro, rudo y ríspido, con un 95-93 para Cleveland.
* Es la mejor actuación de Lebron James en una final liguera y una de las grandes actuaciones en la historia de las finales, pese a sus yerros al final del encuentro.

Un artículo de @Diego27_Blues para http://www.mandapelotas.es/baloncesto/nba/7250-lebron-james-conquista-el-oracle-arena-93-95-1-1

La ventaja de cancha y la primera victoria de los Warriors hacía presagiar una Final desnivelada. Situación que se agravó más tras una fatídica lesión de Irving que acabó de revolucionar los picks de las casas de apuestas: no había manera de ganar a los Warriors. Eso decían, pero si hay un factor X que resuelva cualquier ecuación –Lionel Messi aparte-, ese se llama LeBron James. El alero volvió a exhibirse en la cancha más caliente del planeta con un triple doble de otra época: 39 puntos, 16 rebotes y 11 asistencias. Sin el base, volvió a demostrar que es a la vez el mejor conductor, ejecutor, interior y exterior de la competición al mismo tiempo. Fue a Cleveland para noches como esta, y ahora los Cavs ya pueden presumir de haber ganado un partido de las finales NBA (Perdieron 4-0 en 2007).

Los Warriors solo habían perdido tres partidos en casa esta temporada, pero esta vez, el tosco y feo segundo partido cayó del lado visitante. Imprecisión, pérdidas, fallos en el lanzamiento y otra prórroga en la que pasó lo contrario a la del primer encuentro. Sin Irving ni Kevin Love, la franquicia maldita decidió sacar fuerzas de flaqueza y plantar cara al grupo de Steve Kerr. LeBron lo hizo todo, y aquello que hizo mal fue por el exacerbado desgaste físico que acumula en estos Playoff en los que juega él contra el mundo. Es posible que Jordan no hubiera conseguido llegar a las Finales y empatarlas con ese grupo de compañeros (James promedia 41,5 puntos, 12 rebotes y 8,5 asistencias en estos dos primeros partidos).



Iguodala y Green hicieron todo lo posible para frenarle, pero el cuatro veces MVP solo pareció humano cuando, sobre la bocina, tuvo otra vez el tiro ganador (con 87-87) pero volvió a errar al igual que hace un par de días.  Un tiempo añadido que venía a explicar que a falta de brillantez en el guión, el partido tenía que tener eso: emoción. Un duelo en el que se impusieron las guerras de guerrillas de los Cavaliers, su intensidad defensiva, su torpedeo al juego rival y la veteranía de algunas de sus piernas frente a unos Warriors que parecían adolescentes. El banquillo esta vez no arregló los desajustes y los de Steve Kerr solo reaccionaron con un 15-4 a tres minutos del final para forzar el añadido.

Y ahí ganaron su primer partido ante unos exhaustos Cavaliers. Pero esta vez no: se atascaron en ataque y concedieron en defensa, los triples no pueden ser la única opción y Stephen Curry ha encontrado a su peor enemigo en el suplente de Irving. Dellavedova quiere ser el australiano de la final y su marcaje al MVP le desesperó (el factor psicológico y la confianza son claves en este tipo de Finales). Es cierto que acabó con 19 puntos, pero su 13% (2/15) de acierto desde el triple es casi insultante tratándose de él (falló 13 triples, récord histórico).  La presión pudo con unos chicos que se veían demasiado pequeños frente a Mozgov (17-11) y Tristan Thompson (14 rebotes), y solo Klay Thompson pareció estar fino esta noche (34 puntos). Las opciones de los Warriors pasan por rehacerse como ante los Grizzlies y conquistar ‘The Q’ para recuperar el oxígeno y la cabeza.

Por tanto, el Game 3 desempañará un papel clave en las Finales. Los Cavaliers jugarán en casa pletóricos tras vencer sin Irving y LeBron tratará de seguir haciendo poesía en mitad del tiroteo. Y es que ganar el anillo con los Cavaliers firmaría una lírica brillante, pero hacerlo contra estos Warriors y con su Scottie Pippen particular lesionado acabaría en epopeya. La epopeya de poder empezar a ser comparado con Michael Jordan, que no es poco.

Compartir en:

Ok Basket se posten artículos propios y de la red de basquetbol.

    COMENTARIOS: