Fallece el jugador más faulero de la NBA: Darryl Dawkins.

Fallece el jueves 27 de Agosto el delantero de poder y centro Darryl Dawkins a los 58 años. Con él, se va uno de los más carismaticos dunkeadores que haya visto la NBA. 

 
---------
El más faulero

La victoria  sobre nosotros mismos no es la más difícil, sino la primera”. - Concepción Arenal

   Darryl era un centro que evitaba a cualquier costo que violentaran su canasta. Tan comprometido estaba en la retaguardia, que no le importó pasar a la historia por el lado malo. Cobertura.

   Se puede mencionar a cualquier jugador sucio que haya jugado en la historia en la NBA. Bill Laimbeer, Dennis Rodman, Charles Oakley, el que fuera. Sólo es perdida de tiempo. Nadie ha hecho más faules en una temporada en la NBA que el pívot de 2.11 metros y 114 kilos Darryl Dawkins, apodado en sus años mozos “Chocolate Thunder” (Tormenta de Chocolate), por su ferocidad de realizar mates poderosos, pero que también se responsabilizaba tanto en defensa que terminaba por cometer muchas faltas personales.

   Nacido el 11 de Enero de 1957, el jugador centro  NBA procedente directamente de la Preparatoria Evans de Orlando Florida,  sin pasar por el baloncesto universitario, pareció demostrar que tal vez le hizo falta esa experiencia escolar para no evidenciar su falta de defensa, aunque, por otro lado, otros opinan que era su pasión por la victoria lo que hacía que no dudara detener de cualquier modo a quien intentara violar su canasto a defender.

Es recordado también por quebrar un par de tableros con feroces clavadas, razón por la cuál la liga reglamentó que los jugadores que intentarían romper un tablero deliberadamente, serían sancionados. A esas experiencias de destruir el acrílico, Dawkins bautizó esos dunks como "The Chocolate-Thunder-Flying, Robinzine-Crying, Teeth-Shaking, Glass-Breaking, Rump-Roasting, Bun-Toasting, Wham-Bam, Glass-Breaker-I-Am-Jam.” (El Vuelo de la Tormenta Chocolate, el Golpeador de Dientes, Rompedor de Cristales, Tostador de Panes, Yo soy Quebrador de Cristales").



   Con una carrera extrañamente contrastante, inició promediando apenas 2.4 puntos por juego en su año de novato, con apenas 19 años, en los Philadelphia Sixers, un potente equipo por aquellos años. Ahí permaneció siete torneos, en donde con el tiempo logró ser titular. En su octava temporada, el destino le jugó chueco. Fue traspasado a New Jersey, quien había clasificado a play-offs en 81-82 (con un récord de 44-38), pero lejísimos de ser la potencia que era Philadelphia, que desde la llegada de Darryl habían ganado 46, 50, 55, 47, 59, 62 y 58 victorias respectivamente cada año. En 82-83 los Sixers terminaron con la mejor marca de la liga de 65-17 y conquistó el último de sus campeonatos NBA, sin Dawkins, quien en su primera temporada con New Jersey promedió 12 puntos y 5.2 rebotes, disparando un .599 desde el campo, pero también agregó a su estadística 379 faules personales en 81 partidos, para un promedio de 4.67 por juego, que viene siendo la segunda marca más alta en la historia de la NBA. La primera marca la consiguió él mismo un año mas tarde. Quebró su propio récord de 379 personales, por 386, (para un promedio de 4.77) ¿La razón de que su equipo le permitiera semejante marca? Sencillo; en su primera temporada no había de otra manera; había que tener en la duela el mayor tiempo posible a Darryl, además los Nets alcanzaron su objetivo, llegar a la  postemporada. En su segunda temporada, todavía mejoró sus números: 16.8 puntos, 6.7 rebotes y un .593 de porcentaje desde el campo, 136 bloqueos, mientras New Jersey alcanzaba los play-offs con un decoroso y hasta sorprendente balance de 45 ganados y 37 perdidos.

   Para desgracia de las estadísticas y los récords, lesiones impidieron a Dawkins aumentar su repudiada lista. Sus juegos y minutos diminuyeron en 1984 y ya nunca en su carrera volvería a jugar más de 51 juegos de los 82 del programa, a causa de las lesiones. En sus cinco temporadas restantes,  incluiría un par de mudanzas más: A las franquicias Utah Jazz y Detroit Pistons. Un punto a su favor es que tuvo estrella. En sus 14 temporadas, sus equipos entraron a play-offs en 13 ocasiones.

   Pero una nueva broma del destino le ocurrió en su última temporada, cuando se desempeñó 14 partidos en Detroit, en 1989. Fue cortado del roster de Pistones que disputarían los play-offs. En esa misma postemporada, los Pistones conseguirían el primer título de su historia. Sin Darryl. Era la segunda vez que se quedaba a las puertas del título.

En entrevista para los Sixers en 2011, declaró sobre la marca de personales: "Tengo que volver a atrás cuando 'mi madre me dijo ´Si alguno sea cerca, le pegas, y le pegas muy fuerte y así no regresará' . Los árbitros nunca habían visto a un jugador de americano venir y jugar basquetbol. Era la talla de un jugador de futbol americano. Tuve un buen disparo de tiro con salto y podía manejar el balon un poco gracias a Wold B Free. Creo que a ese punto, los jueces nunca habían visto a un tipo de mi talla hacer cosas como las que estaba haciendo, y ellos no sabían como marcar, así que iban en mi contra". (1)

   Los récords están hechos para romperse o alcanzarse, pero se ve muy lejos esa posibilidad en cuanto a personales, por un buen tiempo, por que los entrenadores en la actualidad suelen cuidar a sus jugadores y generalmente prefieren sentarlos en el banquillo a arriesgarse a que continúen a esa tendencia de cometer faltas, por lo que Darryl será recordado, al parecer por un buen tiempo, como el más faulero en la NBA en una temporada regular. 

-Por Manuel Bermúdez / EncesteTrasEnceste

Compartir en:

Ok Basket se posten artículos propios y de la red de basquetbol.

    COMENTARIOS: